Mercedes Peña, acuarelas

A través de la acuarela estudio e interpreto las cosas que me hacen feliz.


miércoles, 27 de febrero de 2013

Ramo de Cádiz


Estas flores las cultivan en Cádiz y las venden en el mercado de Triana. Son una explosión de color en este crudo invierno y un consuelo para los días en que no podemos salir a pintar.

jueves, 21 de febrero de 2013

Pajaritos


Hoy, día de lluvia (que me encantan) me he pasado la tarde espiando a los pájaros que vienen al jardín de la piscina. Como ahora está cerrada pueden revolotear tranquilos. Tienen agua y montones de árboles, hierba y otros lugares donde acomodarse. Algunos de ellos anidan en nuestras salidas de humos y organizan un buen tinglado de ramitas y barro.


Este tan exótico es de una colonia que hay en el parque de Mª Luisa. Yo creo que son los que se nos han escapado a los vecinos (a mí, particularmente, tres periquitos) y se han hecho fuertes en el parque. Cada día hay más.

Como no me gustaba mucho los colores que he usado, he decido invertirlos en el Picassa. Y este es el resultado. ¡Parece que se ha hecho de noche! ¡que divertido!.

viernes, 15 de febrero de 2013



Inauguramos exposición en el Círculo Mercantil de Sevilla. Todo deprisa y corriendo.
Aun así, creo que no están mal las acuarelas que hemos aportado.
Espero que además de disfrutar de un buen rato juntos, puedan servir a alguien.

En este rincón estamos Aberto de Burgos, la que suscribe y Paula (no me acuerdo del apellido) que pintó unos exuberantes flamencos. Así que, paisaje, flora y fauna, todo en armonía... o al menos así lo espero.


Mucha alegría e ilusión...



Había una preciosa vitrina llena de cuadernos de campo con hermosos apuntes de Sevilla, retratos...
también algunas cajitas de acuarelas antiguas, todo encantador.


Nuestro vocal, Jose Ignacio Velasco, incansable y competente como pocos, dirigiéndose al grupo para la foto oficial.

domingo, 3 de febrero de 2013

Cesta con ciclamen y florecillas


Lo que más me gusta cuando voy al mercado, los sábados que voy, es el puesto de las flores. Esta vez había ciclamen y florecillas silvestres a muy buen precio, así que me las traje a casa, las metí en esta cesta y, ya que no podía salir a pintar por encontrarme convaleciente de un fuerte constipado, me dediqué con ahínco a la pintura de este tema. Confieso que me ha costado mucho resolver las dichosas florecillas, que son un arbusto denso y pequeñajo sin forma concreta y con múltiples ramitas y petalitos aquí y allá. Tampoco es fácil el ciclamen, ya que su forma no es nada regular ni predecible y está lleno de transparencias y sombras de unos pétalos sobre otros. Bueno, por lo menos me he entretenido.