Mercedes Peña, acuarelas

A través de la acuarela estudio e interpreto las cosas que me hacen feliz.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Flores para una boda














Este es uno de los encargos más bonitos que me han hecho: pintar flores para una boda.
Estas pequeñas acuarelas irán situadas en las distintas mesas para que los invitados encuentren su lugar buscando su flor ¿no es una idea preciosa?

lunes, 11 de septiembre de 2017

La Buhaira por la mañan




Esta mañana, aprovechando que tenía que estar en el edificio de La Buhaira, recepcionando acuarelas de mis compañeros, he sacado estos dos apuntes en mi cuaderno, uno por la ventana que mira hacia la iglesia de San Bernardo y otro desde una ventana lateral, que no me ha dado tiempo a terminar.

Me ha gustado descubrir que distinto es el color de este paisaje por la mañana, con esta luz clara, sin los tintes dorados y anaranjados que hay cuando pintamos por la tarde.

lunes, 4 de septiembre de 2017

La casita del parque



Paso muchos días por delante de esta casita, situada entre la espesura del Parque de Maria Luisa, y siempre me paro a mirar las luces que se filtran entre los árboles, iluminando sus paredes. Me parece un lugar encantador...

viernes, 1 de septiembre de 2017

viernes, 11 de agosto de 2017

Reales Alcázares de Sevilla


Pequeñas acuarelas de intensas mañanas pintando al sol y la sombra de pinos, naranjos y palmeras, oliendo a mirto y azahar.


Las fuentes, ese elemento que nos refresca y nos atormenta (esta, en concreto, no se sabe por donde mirarla)


El elemento turístico se empequeñece ante tanta grandeza.

miércoles, 28 de junio de 2017

El Retiro. Madrid


Durante tres días hemos paseado y pintado el Retiro, en este caluroso mes de junio, de la mano de José Zorita, en un curso intensivo de acuarela y paisaje.
Estas dos acuarelas, realizadas in situ. retocadas por el profe, he de confesar, me han servido para profundizar en el contraste de luces y sombras, la perspectiva y el uso alegre de verdes fríos y cálidos.


El primer día pintamos los jardines de Cecilio Rodriguez, que nació en Valladolid en 1865, empezó a trabajar de jardinero para el Ayuntamiento de Madrid a la edad de 8 años (ahora eso sería imposible) y llegó a ser nombrado jardinero mayor del Retiro en 1914. Su curiosa actividad despertó controversias en aquella convulsa época de cambios políticos. Os animo a consultar la Wikipedia para más información.

domingo, 23 de abril de 2017

Tulipanes


Estas dos criaturas, importadas de Holanda, cuando aún se encontraban en estado latente (bulbos), han alegrado mi terraza durante unas semanas.Primero los soñé, luego los elegí entre muchas promesas en la ciudad de las flores.


Fueron meses de espera hasta que llegó su momento. Los ví asomar tímidamente y desperezarse en su esplendor al sol sevillano. Los dibujé mientras pude y, finalmente, realicé algunas acuarelas y acrílicos.


Ellos ya no están, pero me he quedado con su belleza, sus líneas, sus colores... y los bulbos para que vuelvan a brotar el año que viene. Espero.

jueves, 13 de abril de 2017

miércoles, 29 de marzo de 2017

Curso de Blanca Alvarez en Sevilla. Ejercicio II. Faro con olas.


Mi acuarela, tomando la foto que veis debajo y siguiendo las indicaciones de Blanca, pero sin poder usar la técnica que nos explicó del metacrilato, pues no disponía de ese recurso.



Boceto de Blanca a partir de la fotografía,

 A continuación, dibuja y humedece el papel por ambos lados. Lo pone sobre una superficie de metacrilato o similar, de manera que se mantenga húmedo durante la ejecución de la obra. Esto permite, además, que el papel no se ondule al echar el agua.



Cuando pinta el cielo, no reserva el faro, ya que, al ser más oscuro que el fondo puede pintarse encima después.


Da tonalidades más oscuras, que se van fundiendo en el cielo, evitando, ahora sí, el faro.


En ocasiones deja chorrear algo de pigmento de forma caprichosa para ir sugiriendo el espacio de las olas.


Añade sal gorda en la cresta de las olas.

Trabaja con el pincel, fundiendo y arrastrando, dando tonalidades y dejando espacios limpios que sugieren el oleaje.


 Añade pinceladas con más pigmento en la parte baja.

La rugosidad del papel le permite dejar pequeños espacios blancos, que aprovecha para sugerir espuma.


Carga el pincel con más pigmento y menos agua para dar tonalidades a la ola.






Los fundidos de las olas los hace siempre con el pincel, sin usar el spray, que dijo no lo necesitaba en este tamaño, aunque sí lo usaba en acuarelas más grandes.

 Una vez finalizado el agua, comienza a pintar el faro.


 Su obra terminada.