Mercedes Peña, acuarelas

A través de la acuarela estudio e interpreto las cosas que me hacen feliz.


lunes, 23 de abril de 2012

Me voy a Venecia

Me voy a Venecia, sí. Mientras vuelvo con todas mis acuarelas del viaje, aquí os dejo estos molinillos, que han sido los que he llevado a la última exposición de la Agrupación de Sevilla.
No me lo puedo creer: ¡Por fin Venecia!.

martes, 3 de abril de 2012

Puertas

Lisboa (Portugal)

Sanlucar de Barrameda (Cádiz)

Hay, sin duda, un especial magnetismo en las puertas de algunas casas. A veces, están deshabitadas; otras, en cambio, gozan de todos los mimos posibles: pintura, flores, encajes en las cortinas, porcelanas en sus paredes... Una se pregunta ¿quién viviría allí?. Cuando las pinto imagino mil historias, tragedias, pasiones, soledades. Todo está detrás de una puerta. Lo que se ofrece a nuestras miradas es solo la punta de un iceberg.

domingo, 1 de abril de 2012

Sierra de Grazalema



Con gran decepción he estrenado este fin de semana un nuevo cuaderno de viaje, un Venecia Book, papel Fabriano de 200 g., 15x23cm, que no me ha gustado nada. Entre otras cosas, no funde los colores, se empapa rápido y quedan todas las marcas. En fin, que prefiero mis moleskine o los otros de fabricación propia con Arches o Superalfa.

En la visita a la granja intenté captar los gallos americanos, de precioso colorido en su plumaje, pero no paraban ni dos segundos quietos.

Desde el coche, mientras caía una manta de agua, las afueras de Benaocaz, ya cerca de Ubrique

La glorieta "El quejigo", en el jardín botánico, tiene un inmeso quejigo hueco, en cuyo interior ha crecido otro árbol (ahora no me acuerdo de su nombre), según nos explicó José Luis, podría haber sido porque un pajarillo habría depositado sus excrementos, entre los cuales iba una semilla del mismo, en el hueco del centenario quejigo.
La flor del membrillo.


Entre pequeños chubascos (¡bienvenidos sean!), calzadas romanas, pinsapos y quejigos, hemos paseado y pintado, rápidamente, y desde el coche, a veces, cuando la lluvia me impedía salir, algunos pueblitos serranos, y sobre todo, el jardín botánico El Castillejo, en El Bosque, lugar precioso, obra del maestro y naturalista José Luis Juarez, actualmente director del colegio Albarracín, que ha tenido la gentileza de acompañarnos y contarnos mil y un detalles de toda la naturaleza del lugar.